Aprendiendo a convertir la adversidad en una oportunidad de emprendimiento

Siempre habrá un momento en que la vida nos sorprenda con un giro inesperado. Sacudiéndonos sin aviso alguno. Dejándonos sin aliento. Sorprendiéndonos de la forma menos imaginada. Ya sea con la despedida de ese trabajo que tanto te gustaba, la ruptura de un amor que creías que seria para toda la vida, la partida de un ser amado, el drástico cambio de mudarte de un país a otro; y más. El hecho es que siempre nos tocará lidiar con alguna situación que no es la que precisamente deseamos.

Por ejemplo, a mi me tocó separarme fisicamente de la persona que más he admirado en toda mi vida, la única que con un tierno abrazo espantaba todos mis miedos, me devolvía las esperanzas, me hacia sentir que entre sus brazos nada malo podia alcanzarme. Mi amada madre. Ese día sentí que la luz de mi vida se apagaba por completo. Jamás pensé que me tocaría despedirla, cerrarle sus ojitos, abrazarla por última vez. Y así de pronto un día quedaron muchas preguntas sin respuestas, muchos planes por realizar y un sinnúmero de aventuras por vivir juntas. Ese día sin esperarlo, emprendí un nuevo camino. Llena de miedos, dudas, incertidumbre, pero confiada en que Dios ya había abierto puertas de antemano. Sabía que había luz al final del túnel.

Este ha sido el episodio más duro que me ha tocado vivir. No estaba preparada para ello. Ciertamente nunca estamos preparados para un golpe de esa magnitud. Mas sin embargo, aprendí y continuo aprendiendo día tras día a convertir este proceso en una oportunidad diaria de crecimiento. Proponiéndome cada día a entender que los planes de Dios son a veces misteriosos, pero siempre a nuestro favor. Enfrentando cara a cara la adversidad por más dura que sea. Mirando al futuro sin temor. Porque cuando Dios nos permite pasar por la tormenta, es porque estamos preparados con el armamento necesario para salir ilesos de ella. Es duro, difícil, agotador; lo es, pero sobretodo, es de absoluta necesidad.

Venimos a este mundo con un propósito individual que debemos cumplir. Y es importante que durante nuestra corto paso por la tierra, nos brindemos la oportunidad de cumplirlo aún cuando las cosas se tornen difíciles y sintamos que el mundo se nos cae encima. Hay que alimentar el espíritu y fortalecer el alma aunque pienses que ya nada tiene sentido o que has perdido la dirección. Saca fuerzas. Búscale el lado positivo a toda vivencia por más dura o horrible que sea. Dedícate a ti por completo. Trabaja todos los días en llenar tu corazón de bondad, comprensión, valor y amor.

Recuerda que solo tú tienes el control de tu vida, de tus emociones; el poder absoluto de la persona que eres. Ríe durante el proceso, llora de alegría o tristeza, es necesario, no temas. La desilusión y las sorpresivas sacudidas de la vida son necesarias. Solo te pido, por tu propio bien, que no dejes pasar la oportunidad de trasformar las adversidades en una nueva oportunidad de emprendimiento. Empodérate. Sácale provecho. Al fin de cuentas tenemos una sola vida. Y debemos aprovecharla. Haz que tu superación le sirva de ejemplo a otros. Se siente bonito saber que hay alguien que esta peleando esa batalla que tu ganaste y necesita de tu ejemplo. Piensa, ¿qué sentido tendría la vida si no servimos para servirle a otros?

¡Atrévete! No bajes los brazos. Así me enseño mi mamá durante los veinticuatro años que vivimos juntas. Y esa es precisamente una de las cosas más bellas que me dejó. Sonreírle a la vida aún cuando sienta que me cortan las alas.

b62313c7b7dcf33adabe8cfd8df76482

[Foto:Maricarmen Castillo.]

Advertisements

Author: Camille Cruz

Puerto Rican | USC Alumni | Communications and Journalism | Future Journalist/Reporter | Bilingual

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s